Biolingüística 2.0: el lenguaje en la frontera entre la biología y la cultura

Panel temático en CILX2018

Coordinadores

Antonio Benítez-Burraco (Universidad de Huelva) y
José Luis Mendívil Giró (Universidad de Zaragoza)

Resumen

El tratamiento del lenguaje humano como un fenómeno biológico tiene una larga tradición y lo acertado del empeño viene corroborado por evidencias de toda índole, desde las concernientes al modo en que se desarrolla en el individuo, a las relacionadas con su evolución en la especie. En las últimas décadas la Biolingüística, entendida como la rama de la Lingüística que se ocupa del estudio de los aspectos biológicos del lenguaje, se ha esforzado por encontrar respuesta a cinco grandes interrogantes que la Lingüística está llamada a resolver: qué tipo de conocimiento es el lenguaje, cómo se adquiere, cómo se emplea, de qué modo se ve implementado a nivel cerebral y cómo ha evolucionado. Sin embargo, el encuentro entre Biología y Lingüística no ha sido todo lo fructífero que cabría esperar. En buena medida, los biólogos no se han interesado demasiado por las implicaciones que sus descubrimientos están llamados a tener para la teoría lingüística. Y en lo que atañe a los lingüistas, se han limitado a buscar en la Biología evidencias susceptibles de corroborar la validez de sus hipótesis acerca de la naturaleza del lenguaje, las cuales se han basado, en lo fundamental, en datos lingüísticos. En consecuencia, la Biolingüística que se ha venido haciendo hasta la fecha (que llamaremos Biolingüística 1.0) se antoja excesivamente simplista, cuando no, equivocada. Así, se ha defendido que determinados componentes del lenguaje (rasgos, unidades o procesos) resultan de instrucciones genéticas específicas, hasta el punto de postularse un genotipo lingüístico que, con frecuencia, se ha hecho equivaler a la Gramática Universal. Asimismo, se ha asumido que el lenguaje es el resultado de la actividad de dispositivos neuronales que no intervienen en otras funciones cognitivas (“áreas del lenguaje”), hasta el extremo de llegar a caracterizarlo como uno de los módulos que conforman el cerebro, el cual estaría presente desde el momento del nacimiento y podría disociarse, a todos los niveles de análisis, de otros semejantes. Finalmente, se ha argumentado que el lenguaje es el resultado de un proceso evolutivo gradual, que ha ido optimizando sus componentes a lo largo de un dilatado período de tiempo. Necesariamente, la Biolingüística debe enfrentarse a dos retos fundamentales. Para empezar, debe considerar niveles adicionales de complejidad biológica del lenguaje, tal como resultan de las sucesivas revoluciones –ómicas en Biología (genómica, transcriptómica, proteómica, metabolómica, conectómica, dinómica, etc.). En segundo lugar, debe tratar de integrar todos estos datos en modelos coherentes de desarrollo y funcionamiento del leguaje, lo que pasa, ante todo, por dar cabida en sus modelos del lenguaje a los paradigmas teóricos surgidos en los últimos años en el campo de la Biología, especialmente en los ámbitos de la biología del desarrollo y la teoría evolutiva. En último término, de esta integración más fecunda entre Biología y Lingüística (que llamaremos Biolingüística 2.0), cabe esperar una mejor comprensión de las relaciones entre biología, lenguaje y cultura, que siguen siendo objeto de controversia ente los lingüistas, tanto en lo que concierne al propio lenguaje como a la naturaleza de las lenguas.

Llamada a la participación

El panel está abierto a trabajos relacionados con la biología del lenguaje en general, si bien en el sentido integrador y moderno en que se ha caracterizado anteriormente. Entre otros temas, cabe mencionar:

  • Adquisición del lenguaje
  • Fundamentos genéticos del lenguaje
  • Procesamiento del lenguaje a nivel cerebral
  • Fundamentos cognitivos del lenguaje
  • Evolución del lenguaje
  • Relaciones entre cultura y biología en el desarrollo y la evolución del lenguaje
  • Historia y teoría de la Biolingüística

El plazo para el envío de resúmenes (máximo 500 palabras) se extiende hasta el 1 de diciembre de 2017. La notificación de aceptación se enviará antes del 1 de febrero de 2018. Los resúmenes deben enviarse a <abenbur@telefonica.net>

Este panel puede aceptar hasta 5 comunicaciones adicionales a las ya previstas.